La ciudad de Buenos Aires intensifica los testeos y se diferencia de la Provincia y la Nación

El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta descree de la efectividad del pase sanitario que pone en marcha Axel Kicillof y cuestiona la marcha de la vacunación en muchas provincias

Mientras la Casa Rosada acelera la “exportación” de vacunas a países amigos y la gobernación bonaerense apunta a la implementación del pase sanitario y la vacunación para los turistas, el gobierno porteño que encabeza Horacio Rodríguez Larreta decidió desplegar a partir de hoy una nueva estrategia para combatir el renovado incremento de contagios de coronavirus que se registró en los últimos diez días.

Un aumento significativo de la capacidad de testeos -pasará de 20.000 a 40.000 diarios- en las sedes de Costa Salguero y la Rural, y un trabajo constante de “concientización” encabezado por el ministro de Salud, Fernán Quirós, serán los ejes de la nueva etapa, destinada a frenar la expansión del virus, pero -según dicen en el gobierno porteño- sin afectar la actividad económica ni la temporada de verano. En este punto, al igual que el Gobierno, no se prevén nuevos cierres o restricciones de actividades, mientras se esperan más indicios sobre la peligrosidad de la nueva variante ómicron.

Nadie sabe demasiado sobre la nueva variante, solo que es muy contagiosa pero que la gravedad por el momento es menor”, comentan cerca del jefe de gobierno porteño, antes de aclarar que la por momentos imparable “ola de demanda” de nuevos testeos responde tanto a la circulación de nuevas cepas (Delta y Ómicron) como a “testeos administrativos” de quienes deciden comprobar si tienen el virus antes de viajar al interior del país o al exterior por vacaciones.

El aumento de la capacidad de testeos en la ciudad comenzó hoy con la reapertura del centro de test en Costa Salguero, y seguirá el miércoles con la duplicación de la capacidad del centro que funciona en la Rural. “Hace diez días vimos que la demanda aumentaba y decidimos dar estos pasos”, argumentan desde el gobierno, y agregan que “la gente de todo el país ya tomó como una costumbre venir a la ciudad a testearse”, por lo que no descartan, en un futuro, “limitar” los análisis para quienes tienen síntomas compatibles con la infección y que el resto deba pagar sus estudios, como ocurre en otros lugares del mundo.

Por lo bajo, desde la ciudad afirman que el gobierno nacional debería “incentivar más a que la gente se testee” y agilizar la segunda dosis “en provincias que están muy atrasadas” en la inoculación. También miran hacia la administración de Axel Kicillof. “Da vacuna libre para todos, pero tiene trece por ciento menos que nosotros de gente vacunada”, sostienen.

Justamente desde el ministerio que encabeza Nicolás Kreplak argumentan que, “al igual que el año pasado” se mantendrán los cuidados, y acotan que habrá una ampliación de postas de testeo y vacunación, que serán 60 para el verano (50 en la costa atlántica y diez en el conurbano). En relación al pase libre, y mientras buscan “que todos los empresarios privados tengan esa herramienta para poder incentivar la vacunación”, mañana a las 21 comenzará la obligatoriedad del pase sanitario en toda la provincia, un sistema que la Ciudad no prevé implementar por ahora. “Hay un par de actividades, como eventos masivos y boliches, donde se exige algún certificado. En el resto no hay pase sanitario ni creemos que se justifique establecer un sistema de esas características”, dijo hoy el jefe de gabinete porteño, Felipe Miguel.

En este contexto de aumento de los casos, aunque no de la tasa de letalidad, desde el Ministerio de Salud defendieron el envío hoy de un millón de dosis de la vacuna Astra Zeneca a Bolivia, con la ministra Carla Vizzotti encabezando la delegación.

“Habiendo alcanzado el 82,5% de la población argentina con una dosis y el 69,1% con esquema completo, poseyendo el stock de dosis necesario para iniciar y completar los esquemas pendientes y vacunar con dosis adicionales y de refuerzo a la totalidad de los habitantes del territorio nacional, y habiendo superado el promedio de población vacunada en el continente, nuestro país se encuentra en condiciones de contribuir a la campaña de vacunación de Bolivia para continuar acelerando el acceso de sus habitantes”, sostuvo el ministerio en su comunicado oficial.

Las vacunas a Bolivia se suman a las que la Argentina ya envió a Vietnam, Mozambique y países del Caribe que integran la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), con sede en México, organismo que la Argentina intentará presidir a partir de enero.