El Gobierno reconoce que Estados Unidos pide un “sinceramiento” del plan económico para apoyar el acuerdo con el FMI

Desde la Casa Rosada habían identificado al Gobierno norteamericano como una de las principales resistencias para avanzar con un entendimiento con el Fondo

Desde el Gobierno reconocieron este lunes que Estados Unidos reclama un “sinceramiento” de los números del plan económico para apoyar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La administración de Joe Biden aún no definió su respaldo al acuerdo que el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el staff técnico del organismo multilateral de crédito ya tienen avanzado desde hace semanas. Ahora, lo que espera el gobierno norteamericano es un programa veraz de los indicadores macroeconómicos. Entre ellos, el déficit fiscal y el crecimiento de la economía proyectados para este año.

Eso ocurrirá en los próximos días, posiblemente antes de que el presidente Alberto Fernández y Guzmán les expliquen a gobernadores, sindicalistas y empresarios los detalles de la negociación con el organismo multilateral de crédito. La cita, a la que faltarán los mandatarios provinciales de la oposición, está prevista para el miércoles.

El jefe del Estado ya habló con Guzmán para “transparentar toda” la información para lograr un respaldo los más amplio posible. La decisión de Gerardo Morales (Jujuy), Gustavo Valdés (Corrientes) y Rodolfo Suárez (Mendoza) –los gobernadores de la UCR– y del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, de no participar complota contra el plan de Fernández. A ellos también se plegó, por “cuestiones de agenda”, el cordobés Juan Schiaretti. Los cinco gobernadores enviarían a sus representantes en el Congreso.

La falta de apoyo de Estados Unidos activó las alarmas en la Casa Rosada. Según explicó una altísima fuente del gobierno nacional, ahora depende de “que Estados Unidos salga de la cerrazón en la que se encuentra”. Igualmente, la postura rígida también obedece al momento en el que se encuentran las conversaciones, según explicó un avezado negociador integrante del gobierno nacional.

La postura del principal accionista del Fondo tampoco es nueva. Desde el comienzo de las conversaciones con la Argentina ha dicho apoyará si hay un plan.

Mientras avanza el calendario para llegar a marzo, vencimiento que se impuso el Gobierno para llegar a un entendimiento con el FMI, desde el Gobierno expresan con claridad que la firma del acuerdo representará “un primer paso” dentro de un largo proceso de negociación que durará años sobre la deuda que la Argentina tiene que refinanciar por 45.000 millones de dólares que tomó el gobierno de Mauricio Macri. Solo este año el Estado nacional tiene por delante pagos por u$s19.000 millones.

En este escenario de fragilidad, el Presidente amplió el encuentro previsto para el miércoles en la Casa Rosada a los gobernadores, sindicalistas y empresarios. La fotografía tenía por objetivo escenificar un respaldo al acuerdo, pero la imagen será incompleta.

La confirmación de que Morales, Valdés, Suárez, Rodríguez Larreta y Schiaretti faltarán a la convocatoria es una pésima noticia para Fernández y Guzmán. En la Casa Rosada mascullaban bronca por esa decisión. “Ellos nos metieron en este problema, no se hacen cargo”, dijeron desde el gobierno nacional. Pese al rechazo inicial, todavía hay esperanzas de “convencerlos”. “Es muy importante que nos apoyen”, se sinceraron desde Balcarce 50.