El Consejo de la Magistratura pide que el Congreso apure una nueva ley para adecuarse al fallo de la Corte

Los consejeros también le solicitaron al presidente Alberto Fernández que incluya la reforma en el temario de sesiones extraordinarias

El plenario del Consejo de la Magistratura se reunió hoy y decidió que le enviará una nota a la Cámara de Diputados y otra al Senado para expresarles “la necesidad” que tiene el Consejo de que se sancione una nueva ley que regule su composición. También le pedirá al Poder Ejecutivo que incorpore el proyecto de reforma en el temario de sesiones extraordinarias.

De no dictarse una nueva ley, será muy difícil que el Consejo pueda cumplir a tiempo con lo ordenado por la Corte Suprema en el fallo que declaró inconstitucional la composición actual del organismo, advierten los consejeros. En ese fallo, el máximo tribunal exhortó al Congreso a dictar una nueva ley y ordenó que, mientras tanto, se vuelva a la integración previa a la reforma, lo que obliga a pasar de 13 a 20 miembros.

La Corte le dio “120 días corridos” al Consejo para eso. Vencido ese plazo, ya no podrá seguir funcionando con la composición actual y si lo hace, todo lo que decida será nulo. Por eso, los consejeros están preocupados. Tanto es así que decidieron levantar la feria judicial de enero y seguir funcionando todo el verano -algo muy inusual- para abocarse a este asunto.

También resolvieron que pedirán ayuda a la Cámara Nacional Electoral para “purgar los padrones” de los electores que deberán votar a los nuevos consejeros jueces y abogados. En total, deben sumarse un juez, dos abogados, un académico y dos legisladores para que el organismo vuelva a funcionar con 20 miembros (con el presidente de la Corte como su titular) hasta que el Congreso dicte una nueva ley que establezca otra composición.

El Consejo de la Magistratura es un organismo clave para la Justicia, porque es el que selecciona y controla a los jueces, y administra los fondos del Poder Judicial.

El 17 de diciembre pasado, la Corte Suprema de Justicia declaró inconstitucional la composición actual del Consejo, que fue dispuesta por una reforma legal impulsada por Cristina Kirchner, como senadora nacional, en 2006.

De acuerdo con el fallo de la Corte, esa reforma no respetó el equilibrio entre la política, los jueces y los abogados que, según la Constitución, tiene que garantizar la composición del Consejo, porque los representantes de la política, que son siete, de votar todos juntos, tendrían “quorum propio y la mayoría absoluta del cuerpo”, lo que les permitiría “adoptar por sí una gran cantidad de decisiones de relevancia significativa”. Y esto conspira contra la idea de “despolitizar” los procesos de selección y remoción de jueces, objetivo declarado de la reforma constitucional de 1994, que creó el Consejo de la Magistratura.