Cambios en los gabinetes de Alberto Fernández y Axel Kicillof: el reclamo de los intendentes por atenuar la derrota electoral

Hubo un pacto antes de las elecciones para reordenar la interna y sobrellevar los próximos dos años de gestión. Los nombres que suenan y qué significa el silencio de Cristina Kirchner.

“Alberto, van por vos”, el mensaje llegó de boca de un intendente del conurbano a pocas semanas de las elecciones y apuntaba a Cristina Kirchner. El Presidente acusó recibo y poco le importó pagar la polémica por la cantidad de funcionarios que llevó a la gira de Glasgow y Roma. “Se llevó a todos para que no se filtrara nada. Necesitaba organizar a la tropa y plantear una hoja de ruta. Los teléfonos son más seguros afuera”, ironizó un conocedor de la contraofensiva al plan “el que se fue a Sevilla perdió su silla”.

Cuando Alberto Fernández regresó de la gira, el acuerdo con los intendentes del conurbano estaba en marcha: ellos debían remontar el resultado de las PASO con el operativo remís, y a cambio, el Presidente aceptaba tres concesiones:

  • respaldar la cruzada contra la ley que impide la reelección indefinida
  • que haya primarias dentro del Frente de Todos en 2013
  • cargos en el Gabinete.

Axel Kicillof prepara cambios en el Gabinete

La noche del 14 de noviembre los intendentes saludaban el descuento de la estrepitosa derrota con una mano y con la otra pedían cobrar el pacto. Alberto Fernández los tiernizó con un asado en Olivos y con el espaldarazo público a las primarias y a que vayan por la reelección en 2023. Pero ellos quieren ir a los bifes: los cargos en el Gabinete.

El acuerdo incluye a Axel Kicillof. “La idea es cohesionar la unidad a través del Gabinete”, dijeron en el palacio de calle 7. Buscan que haya una mayor representatividad de todos los sectores.

Como no quieren provocar heridos de guerra, la alternativa de cambiar figurita por figurita es crear ministerios para ampliar la casa de familia ensamblada.

Sergio Massa es uno de los que quieren un conchabo en Provincia. La Cámpora tiene dos apuestas: Florencia Saintout en un nuevo ministerio de Cultura y Daniela Vilar en uno de Medio Ambiente.

Vilar es la esposa de Federico Otermín, presidente de la Cámara de Diputados provincial, donde la agrupación de Máximo Kirchner tiene un problema: Facundo Tignanelli el titular del bloque que iba en el puesto 9 de la lista para la reelección no entró.

Para que Tignanelli no se quede afuera, el atajo sería que el intendente de Almirante Brown Mariano Cascallares -encabezó la lista de diputados por la tercera sección electoral- salte al gabinete nacional o bonaerense y arrastre a Tignanelli un casillero para que siga en la Cámara baja.

El nombre de Cascalleres había sonado como reemplazante de Sergio Berni en Seguridad que ahora avisó -cambio fuera- que se queda.